martes, 29 de octubre de 2013

El muro del beso

Una repentina ráfaga helada me rodeó haciéndome retroceder. Me aparté de la columna de ladrillo, ahora pintada, y observé la obra. Mi obra.
     El patio amplio estaba casi vacío y rodeado por aquellos muros de ladrillo rojizo desgastado. Algunos grupos muy reducidos de estudiantes con aire despistado, grandes mochilas negras, gorros de lana gruesos y cascos bien almohadillados, se paseaban entre la explanada, observando los distintos grafitis.
     Era un concurso. La universidad había dejado a los del club de arte que usaran aquel sitio viejo para "exponer" sus obras antes de que fuese reducido a escombros para construir más edificaciones deportivas. Al final, eran grafitis hechos con spray.
     Yo no había utilizado pintura en bote. Los pinceles me gustaban más.
     Me calé el gorro grueso de lana negra hasta las orejas y resoplé. No quería que me vieran allí, había sido una estupidez... A nadie le gustaría nunca lo que había hecho...
     -Veo que al final, te han servido de inspiración mis clases de dibujo.
     Mierda. ¡Mierda!
     Clen estaba parado muy cerda de mi, nuestros hombros casi se tocaban. Lo miré tan sorprendida, que creí que los ojos se me saldrían de las cuencas. ¡Clen estaba observando mi dibujo en el ladrillo!
     Pese a la histeria momentánea, mantuve mi cara de póker a raya y no moví ni un músculo. Suspiré, sin embargo. Él curvó los labios en una sonrisa...
     Le había robado una lámina del cuaderno de dibujo, y había venido a buscarla. Era eso. ¿Era eso?
     -Yo... Sólo quería algo bueno para... No sé hacer grafitis... -intenté justificarme. Alcé mi mochila para buscar la lámina de Clen, cuando la saqué, noté sus ojos sobre mí de una forma... ¿Nueva? Él nunca me había dedicado una mirada como aquella.
     -¿Por qué ésta? -Nuestras manos se rozaron al pasarle la cartulina llena de grafito en trazas rectas y perfectas. Clen era un perfeccionista y dibujo técnico se le daba de maravilla. Y tenía unas manos...
     -Ha sido la primera que he podido conseguir, confiaba en que no te dieras cuenta.
     ¿Sonrió? ¿Me sonrió?
     -Lástima que tenga que entregarla -respondió -, aún está sin evaluar.
     Me ruboricé hasta la raíz del pelo. Le había robado al chico de mis sueños un trabajo sin nota. Era el diablo. El diablo con pincel y gorro.
     -No volverá a ocurrir -aseguré.
     -Tranquila, me encanta como te ha quedado -lo dijo en serio. Lo observé boquiabierta por el rabillo del ojo. Estaba más cerca de mí ahora. Tragué saliva -. Puedes pedirmelo la próxima vez.
     Sentí que me ahogaba.
     -Gracias -balbuceé.
     Nuestro aliento, de golpe se mezclaba con la repentina neblina blanca. Comenza a empeorar la tarde. De un momento a otro la nieve caería sobre nuestras cabezas.
     -¿Puedo echar una foto?
     Asentí, ¿qué menos?
     -Claro.
     -Pintas realmente bien -observó después de guardar el móvil en el bolsillo. El mío vibró antes de poder responder «gracias». Desbloqueé la pantalla. Tenía un mensaje, era de Clen. Mi corazón se puso en alerta:
     «¿Puedo besarte?»
     ¿Qué broma era esa? No tenía gracia. No, no la tenía. Clen sabía que era mi... mi muso desde parvulitos. Se estaba burlando.
     Le respondí:
     «Tienes lo que has venido a buscar. Adiós.»
     Cuando leyó el mensaje, jadeó con disgusto por lo bajo. Volvió a teclear y en mi pantalla, se abrió un segundo mensaje:
     «Puedes quemar la lámina si quieres, no he venido a buscar eso exactamente.»
     «Los artistas pillamos la ironía...»
     «Los futuros ingenieros no nos andamos con ironías. Definitivamente, nos van más las mates... Y los labios de las chicas que pintan piezas industriales en columnas de ladrillo desgastado.»
     Mi corazón me hizo levantar la mirada. Clen me sonrió sin una pizca de timidez, pero con algo de seriedad.
     -No te gusta hablar, pensaba que mediante un mensaje...
      Levanté la mano y lo corté.
      -Nunca le preguntes a una chica si puedes besarla -dije sin alterar mi tono neutro de voz. Era una chica dura, siempre lo había sido, y lo seguiría siendo -. Nunca -recalqué, visiblemente incómoda y sonrojada.
     Clen dio un paso.
     -Lo siento, no quería... Perdóname, ha sido una estupidez.
     Volví a hablar sin tener consciencia, cuando comenzó a girarse para marcharse:
      -Simplemente, hazlo.
     Lo escuché sonreír y mi interior ardió, haciendo que la temperatura de mi cuerpo aumentara unos grados.
     Sus ojos grises me helaron aún más que el aire gélido que nos rodeaba. Me rodeó la cintura antes de que pudiera reaccionar, y sus labios cortados por el ambiente, acariciaron los míos. No podía respirar, me apegó contra la columna pintada. Me besaba sobre mi obra. Su lámina cayó a nuestros pies... Y separé los labios cuando su boca reclamó a la mía.
     Me caló el gorro hasta las orejas de nuevo, cinco minutos después. El gesto hizo que una explosión en el estómago de mariposas furiosas, me hiciera morderme el labio. Clen me sonrió con una dulzura que nunca había sido capaz de descifrar hasta ahora.
     -¿Por qué ahora? -pregunté en un susurro.
     -Porque quería asegurarme de que eras una artista de verdad.
     Ladeé la cabeza, sin comprender.
     -Los labios de una chica que hace magia con sus manos y un pincel... Son los mejores, cien por cien comprobado.
     -Eres imbécil -traté de quitarle importancia al beso, aunque mi corazón estuviese saltándose toda una serie de latidos. Estaba condenadamente enamorada de aquel maldito de ojos grises y cabello oscuro.
     -¿Otro?
     Tragué saliva y sonrió contra mis labios, acercándome más a la columna y a él.
     Alguien se tomó la molestia de hacer un gran mural en una de las paredes sin pintar del patio: un chico alto, de cabello desordenado, besaba a una chica que se encogía bajo su gorro de lana. Se apoyaban en una columna de ladrillo, y alrededor de sus cuerpos, un dibujo elaborado, que parecía sacado de alguno de los libros de ingeniería industrial, tomaba la pared.
     Era demasiado realista y había sido pintado hasta el detalle.
     Le hicieron muchas fotos, otros tantos genios del dibujo lo retrataron en sus cuadernos para nunca perderlo.
     ¿Ganó el primer premio?
     Sí.
     ¿Obtuvo seguidores?
     Más de lo que nunca nadie pensó, y menos, el joven bibliotecario, que sin inspiración para participar en un concurso de arte, decidió retratar en un muro de ladrillo, un tierno, despreocupado y real amor juvenil.
P.D: los sueños son geniales, son la parte de nuestra imaginación que trabaja mientras dormimos. No los olvidéis, enseñadlos al mundo, ¿acaso no es bonito que un muro no se derribe por el beso de dos jóvenes?
     ¿Qué habría sido de ésta historia, si el sueño inicial en el que está inspirada, hubiera sido deshechado? Clen nunca se habría atrevido a besar a su artista, y ella nunca hubiera roto su barrera de contención. El bibliotecario nunca habría alcanzado su premio, y el patio desierto, no habría sido rehabilitado como una galería de arte.
     "Toda idea vale, toda acción cuenta, todo beso tiene puntos para conmover y enamorar, y toda decisión momentánea tiene un valor cierto en el futuro"

16 comentarios:

  1. ¡He vuelto! Madre mía, echaba de menos leeros, a ti y a otras muchas más. Es precioso :) Sigue así. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! No te preocupes, tod@s pasamos un tiempo de ausencia, pero por eso no nos olvidamos de nuestros blogs.
      Un besazo, y gracias por pasar :)

      Eliminar
  2. Vaya, un final increible, no me lo esperaba.
    Me has impresionado Princesita :D
    Besos
    Lena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un final de película, o en este caso, de sueño :)
      Un beso, Lena

      Eliminar
  3. *.* *.* *.* QUE BOOONIIIIITOOOOO!!!!!!!!!! *.* *.* *.* ^^
    Me ha gustado muuuchoo!!!!!! :D

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Ana! *.* (¡¡¡Cómo me alegras con tus exclamaciones!!!)

      Eliminar
  4. Te he nominado a un premio en mi blog: http://laestanteriadeirene.blogspot.com.es/2013/10/premio.html
    Pásate para verlo ^^

    Un besito ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, Irene. Ya he pasado por tu blog y ¡te agradezco la nominación! Ya he visto que te has hecho seguidora.
      Un besazo guapa, esperemos que pueda responder a este premio.
      :)

      Eliminar
  5. ¡Pero si eres una artista hasta en los sueños! Me ha llegado al alma lo que has escrito ¡eres genial!

    www.orleanss.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! ¡Me encanta el nuevo nombre de tu blog! Orleanss, precious!
      :)

      Eliminar
  6. hola feaaaa! paso a avisarte que hemos subido capi! ¬¬ no me has avisado que habias subido nueva entrada, mal!!!! pues te digo que luego te comento :) adiooooos

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, Princesa! ;P
    Echaba mucho de menos leer algo tuyo, y la verdad que esta vez me has sorprendido, sobre todo las frases finales. Me encanta la historia entre Clen y la chica, me encanta cómo lo has descrito todo, y me encanta que el muro no se haya derribado por el beso de esos dos jóvenes. Sin duda, te superas cada día más. Siento ser tan repetitiva y decirlo cada vez que me dejo caer por aquí, pero es que cada vez que tengo la suerte de entrar a este hermoso lugar tienes algo todavía más increíble que lo anterior. Un placer volver a leerte.

    Un beso,
    Windflower. ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, queridísima Windflower.
      La suerte es mía si puedo tenerte leyendo por aquí. Disfruto escribiendo como nadie, y aún más, leyendo todo lo que la gente comenta; porque aún nadie ha escrito nada para ofender, y estoy contentísima con ello.
      EL hecho de recibir comentarios tan agradables en respuesta de una entrada que me ha encantado escribir, me alegran infinito, no puedes llegar a imaginarlo. Por eso, y por ser una de las lectoras desde el nacimiento del blog, ¡muchas gracias! (¿Cuántas veces te habré agradecido tu visita? jajaja).
      Un saludo enorme, para una ladrona auténtica de palabras :)

      Eliminar
  8. zkdmfvñkndfkjvndkjfnvkjnfkjansfkjcnadf JOLIIIIIN! Estoy sin palabras! la frase final ME ENCANTAAA! El relato es perfecto y parece sacado de un buenisimo libro, además me ha encantado eso de: nunca le preguntes a una chica si puedes besarla, solo hazlo, porque es ABSOLUTAMENTE VERDAD!. kmfvoñsenjenñjnvñjnsjfnvosgnv ahg! no se que mas poner a parte de que es perfecto. Odio que escribas tan bien y cada vez mejor, que lo sepas! hala ya me voy.. PATCH :)

    ResponderEliminar
  9. Hola, primero que nada gracias por tomarte el tiempo para comentar en mi blog, significa mucho par ami que un blog tan grande se fije en mi pequeño portal; segundo, me alegra que te parezca interesante y prometedora; Tercero: quiero decirte lo fascinante que es encontrar otros blog novelas, como tu o dijiste, a mi me gusta pasar por los blogs de las personas que comentan y comentarlos. Así que bueno, el tuyo me ha parecido de lo mas cool y alucinante especialmente porque me sentí completamente identificada con tus ideales respecto al arte de escribir. Y coincido contigo, la magia de poder crear personajes y un mundo es lo mas genial que hay en el mundo, es algo sin lo cual yo no podría vivir.

    Saludos, espero con ansias algo nuevo :DD

    ResponderEliminar

Las opiniones son relativas, así que me encantaría saber la tuya... ¿La dejas por aquí? ¿Sí? Muchas gracias...
¡Ah! Y don't worry, ¡me paso por tu blog encantada!

P.D: pido originalidad, ¡no al copieteo ladies and gentlemen!
:)